viernes, 17 de febrero de 2012

FENG SHUI diez normas básicas


FENG SHUI diez normas básicas

Ver la televisión en el dormitorio puede suponer un verdadero placer pero, mientras zapeas desde el colchón, tu televisor está acumulando energía activa que te impedirá más tarde descansar.
Lo mismo ocurre si optaste por decorar la habitación en tonos rojizos y colores fuertes.
Lo ideal: una buena cabecera que aporte seguridad, nada de trastos ni zapatos bajo la cama, cortinas opacas y luces tenues que emitan paz y tranquilidad. Consejos que provienen, nada más ni nada menos, de una milenaria práctica oriental que equilibra las energías del entorno, de manera que puedan influir positivamente en nuestro hogar y en nuestro espacio de trabajo.
Feng Shui
 
El Feng Shui -arte de la decoración o fluidez- se rige por diez normas básicas a la hora de crear espacios más puros y confortables.
1. ACCESO: El acceso define la energía que ingresará en el entorno. Se prefieren entornos amplios y fluidos que permiten una mayor entrada de energía.
2. UBICACIÓN: Una ubicación idónea debe tener tránsito, movimiento, luz natural, exposición, y un acceso amplio y visible.
3. DISTRIBUCIÓN INTERIOR: Hay que elegir un punto central a partir del cual girará el resto de la decoración y distribución del hogar.
4. ORIENTACIÓN: El Feng Shui considera cinco tipos básicos de energía relacionados con cada uno de los puntos cardinales: fuego, tierra, metal, agua y madera. El sur representa el fuego; este y sudeste la madera; oeste y noroeste el metal; el norte el agua y el sudoeste y nordeste la tierra.
5. AUSTERIDAD. No se debe acumular objetos inútiles.
6. ORDEN. Imprescindible mantener orden y limpieza.
7. COLOR: El color influye positiva o negativamente: Una fachada al sur se beneficiará del color del fuego, el rojo; al norte será el color azul o negro; este y sudeste es el verde; oeste y noroeste el blanco; por último el Nordeste va ligado al color amarillo y los colores terrosos.
Feng Shui8. ILUMINACIÓN: Es la forma más rápida y sencilla para lograr una transformación en los ambientes. Una adecuada iluminación natural tendrá una enorme incidencia sobre nuestro bienestar.
9. DECORACIÓN: No está ligada a un estilo determinado, sino a una serie de ritmos, armonías,
 
iluminación…En función de esta práctica, vemos qué se puede llevar a cabo con cualquier estilo de decoración: clásica, moderna, ecléctica, rústica…
10. CAMBIO: Los ciclos de energía cambian, se renuevan. Por esta razón nuestros espacios, nuestro hogar, deben registrar cambios en la decoración y en su distribución.




El Feng-Shui es el arte que estudia el lugar adecuado y la mejor combinación de un espacio dentro de un entorno, con el propósito de que los habitantes del lugar puedan disfrutar de una atmósfera positiva para la salud, la energía, la armonía y el bienestar.

Una ciencia milenaria

Esta ciencia, que nació en China hace más de 4.000 mil años, al principio se limitaba a encontrar el mejor sitio para empezar un trabajo agrícola. Con el tiempo, la técnica se expandió, llegando al entorno urbano y a los ambientes interiores.

El Feng-Shui estudia la dirección, las formas y la intuición, asociadas al espacio. El secreto está en protegerse de la energía negativa y posicionarse dentro una atmósfera positiva.
Literalmente, las palabras Feng-Shui significan, viento agua, dos elementos que mejoran el paisaje y, por lo tanto, benefician al ambiente.

 

Feng-Shui positivo y negativo

El Feng-Shui puede determinar el éxito de nuestras relaciones, de nuestro trabajo y hacer que haya más equilibrio en nuestra forma de vivir, de estar y de conquistar nuestras metas. Si vivimos en una casa que disfruta de un buen Feng-Shui, es decir, que goza de un espacio equilibrado, nos sentiremos más a gusto y ganaremos en vitalidad y energía. Además, veremos potenciados nuestro desarrollo personal y nuestras relaciones con los demás. Por el contrario, en una casa con mal Feng-Shui, la convivencia y la vida, en general, se pueden volver desagradables e insípidas. Posiblemente, se producirán alteraciones del sueño, dificultad para despertarse por la mañana, sensación de cansancio y de estrés, mareos, reacciones alérgicas, dolores de cabeza, dolores de espalda y malestar general, entre otras molestias.

Equilibrio psíquico y físico

El entorno cercano influye en nuestro equilibrio psíquico y físico. El espacio y las personas están totalmente relacionados. Para decorar una casa en la que sentirte a gusto, lo primero que debes hacer es adquirir la mirada Feng-Shui. Para entenderlo, es preciso tener conciencia del aspecto, de los colores, los olores y las formas. Espacio y personalidad están relacionados. Los expertos afirman que lo mejor es practicar el Feng-Shui como un arte. Para eso, es importante que emplees el sentido común y tu juicio personal. Pruébalo y verás los efectos.

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada